Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

Acusan peritaje “amañado” de Fiscalía tras muerte de taxista en choque

- Según autoridades, el ruletero fue responsable de percance ocurrido en febrero pasado en Emiliano Zapata

- Sin embargo, familia del taxista afirma que culpa fue del joven que conducía camioneta sin licencia

- Denuncian a Director de Servicios Periciales y peritos por reporte con presuntas falsedades

Jos Topete Xalapa, Ver. 14/04/2024

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El pasado 11 de febrero, el conductor de taxi José Alfredo González Martínez perdió la vida al ser impactado por una camioneta Frontier mientras cruzaba la carretera Coatepec-Las Trancas para ingresar hacia la avenida de los Álamos, en la entrada del fraccionamiento La Pradera, en Emiliano Zapata.

Si bien los peritajes iniciales de la Fiscalía General del Estado (FGE) atribuyeron la responsabilidad del accidente al ruletero, testigos y un nuevo peritaje solicitado por la familia de la víctima señalan un posible sesgo a favor del conductor de la camioneta.

Los resultados exponen que el conductor absuelto por la Fiscalía es el verdadero responsable debido a su falta de pericia, al tener 18 años e ir a velocidad inmoderada, lo que sustentan con videos y la opinión de un experto.



Ante las presuntas irregularidades en la investigación de la Fiscalía, la familia de José Alfredo González Martínez decidió hacer público el caso con el único objetivo de que se haga justicia. Si bien no pretenden exculpar al ruletero actuando parcialmente, insisten en tener pruebas fehacientes que demuestran deficiencias en el trabajo de la Fiscalía, por lo que impugnaron las conclusiones del organismo autónomo a través de sus abogados.

“Los peritos han dado mucho qué desear en su desempeño, también la Fiscalía. No se vale que lo más sencillo sea culpar a quien falleció. Seguramente por no tener medios económicos se le echa toda la responsabilidad a él (…) No pedimos nada que no esté dentro de la Ley. Lo que estamos buscando es que todo se haga conforme a la Ley y se tomen en cuenta todas las herramientas que usan los expertos en tránsito terrestre para que se haga un dictamen justo conforme a la Ley. No queremos que se inclinen a nuestro favor, queremos lo justo”, reiteraron.

Además, confirmaron que denunciaron al Director de Servicios Periciales, Héctor Ronzón García, así como al jefe de los peritos de Criminalística, Alexei Díaz Rangel y los 2 peritos que hicieron el dictamen, Hiram Blanco Mora y Manuel Antonio Mirón Rebolledo, incluyendo al perito de la Policía Vial que también emitió un dictamen sentando hechos presuntamente falsos.

Refutan a la FGE



Los familiares de José Alfredo González Martínez evidencian errores de la Fiscalía y los peritos de la Dirección General de Servicios Periciales, subrayando que el ruletero contaba con 65 años cuando falleció el día que fue impactado por la camioneta Frontier, de los cuales, 45 años tenía de experiencia detrás del volante y sin antecedentes penales.

Insisten en que murió debido a la negligencia del otro conductor que participó en el choque, un joven de 18 años y sin licencia de manejo que iba acompañado de sus amigos presuntamente a una velocidad inmoderada.

Añaden que un dictamen externo demuestra que el joven en realidad sería responsable del homicidio culposo del taxista, pues conducía al menos a 111.29 kilómetros por hora y al momento del percance ni siquiera dejó marca de frenado, además de que tuvo la oportunidad de esquivar a la unidad y no lo hizo.



Sin embargo, en contraparte, la Fiscalía concluyó que el conductor de la camioneta circulaba a menos de 80 kilómetros por hora, en los límites para una carretera estatal, lo que en opinión de los quejosos no tiene ningún sentido debido a que por el impacto el taxi salió impulsado hasta alcanzar la malla perimetral de la Universidad Euro Hispanoamericana, varios metros más adelante.

Por el impactom la unidad del transporte público Aveo 2016 terminó en pérdida total y la camioneta del año 2019, que está a nombre de la madre del joven que habría ocasionado el accidente, también resultó severamente afectada. Incluso hubo daños al plantel educativo debido a que la camioneta empujó al taxi 378 al carril de salida del fraccionamiento y el vehículo derribó parte de la cerca de la institución.

Los familiares del taxista exponen que la Fiscalía señala que el accidente ocurrió en una vía estatal, cuando en su opinión el punto del accidente se trata de una zona urbana, en donde el límite de velocidad es inferior a 60 kilómetros por hora, aunque la camioneta Frontier circulaba casi el doble de velocidad al momento de los hechos.



De hecho, debido a la ubicación de la Universidad y del Colegio Euro Hispanoamericano, los conductores no pueden exceder los límites de velocidad ya que ahí coinciden el Centro Comercial El Juguete, la unidad habitacional Fraccionamiento La Pradera y el Centro de Justicia Penal Federal de Emiliano Zapata.

Dictamen expone fallas de la FGE

Un peritaje externo solicitado al perito criminalista Jorge de la Cruz Cuevas contradice las conclusiones de la Fiscalía estatal dentro de la carpeta XAL/DXI/F26/521/2024, acerca de los hechos ocurridos el 11 de febrero a las 17:12 horas.



También existen videos de los 2 vehículos involucrados, que son una Nissan Frontier 2019, doble cabina color blanco y el Chevrolet Aveo 2016, del servicio de taxi con número económico 378. Aparte de que el análisis muestra que el día de los hechos el pavimento estaba seco, el perito retrata elementos denominados “marcas de cuerpo duro” en la acera y las guarniciones por el impacto de la Frontier.

Además, el experto contratado por los abogados concluye que la Frontier, aparte de circular a una velocidad arriba del límite, pudo evitar el golpe con el taxi 378 conservando el carril original sobre el que circulaba (carril de rebase o comúnmente denominado carril de alta).

A partir del análisis del lugar de los hechos y de los videos del accidente, el peritaje externo revela que la Frontier ni siquiera intenta una maniobra de frenado y lo que da como resultado un choque más violento debido a la alta velocidad con la que transitaba.



El perito calcula que la camioneta involucrada circulaba a por lo menos 111.2 kilómetros por hora cuando, al tratarse de una zona urbana, aunque en una avenida dividida por un camellón, el límite es de 60 kilómetros, esto es que excede en 50 kilómetros por hora lo permitido por el reglamento de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial para el Estado.

Ven sesgo de la Fiscalía

Familiares del taxista fallecido explican que la Fiscalía enuncia otros datos al momento de realizar la investigación, entre estos, que la camioneta circulaba a 78 kilómetros por hora al momento de los hechos, esto es, dos kilómetros abajo de lo permitido en zonas no urbanas (80 kilómetros por hora).



Pidiendo el anonimato, para evitar represalias, los familiares critican que la Fiscalía considere el lugar del impacto (entrada al fraccionamiento La Pradera) como una “zona no urbana” a pesar de que el choque ocurrió en una avenida con 2 centros comerciales circundantes (Plaza Palmas y El Juguete), la Universidad Euro Hispanoamericana y el Colegio Euro.

A esto los deudos advierten que un joven de 18 años, con poca experiencia en el manejo de vehículos y sin licencia para conducir el día del fatal accidente, fue el que manejaba la camioneta al momento del impacto. La Fiscalía argumenta que el taxista se incorporó de manera imprudente a la carretera para ingresar al fraccionamiento La Pradera, e incluso señala que la posición del sol a esa hora (las 17:00 horas) pudo afectar su visibilidad al no bajar la visera del carro.

Sin embargo, el día del accidente, al menos se involucraron 3 testigos: uno, que conducía una camioneta azul atrás de la Frontier y que atendió al taxista que minutos antes sufrió el accidente y quien pidió contactar a sus familiares.



“Este testigo comenta que él vio que (los ocupantes de la Frontier) venían a altísima velocidad, así fue su declaración ante la Fiscalía, se bajó y los jóvenes tanto el conductor como los demás estaban interactuando también nerviosos y alterados por el accidente vial”. Cuando el testigo del vehículo azul anunció que marcaría al 911, los jóvenes de la Frontier le pidieron que no le hablara a la policía.

Otro testigo, un motociclista, vio que los jóvenes, entre nerviosos y burlones, mencionaron la intención de huir de la escena de los hechos, por lo que este no se despegó de los probables responsables para evitar que se dieran a la fuga.

Un tercer testigo comenta que mientras las otras 2 unidades (la camioneta azul y una moto) circulaban a velocidad moderada, la Frontier todavía se encontraba lejos del alcance del Aveo, lo que animó al taxista a cruzar, pero fue alcanzado por la camioneta blanca por la alta velocidad que llevaba.



Al momento el asesor jurídico de la familia, Arturo Nicolás Baltazar, trabaja para exonerar al taxista quien llevaba el cinturón de seguridad y murió en el choque por desgarramiento de pulmón derecho y de la parte frontal del hígado. Los deudos del taxista impugnaron el dictamen de la Fiscalía y prevén proceder contra los peritos.

“Lo que vamos a hacer es impugnar el dictamen de causa expedido por los 2 peritos de la Dirección General de Servicios Periciales. Vamos a impugnar, vamos a solicitar que se realice otro nuevo dictamen y los peritos que lo firmaron. Yo considero que lo hicieron mal. Vamos a proceder penalmente contra ellos por su mal desempeño por sus omisiones”, aseguraron.